Consejos para lentillas / Uso y cuidado de lentillas

Dependiendo del tipo de lentillas que usemos éstas requerirán un mantenimiento distinto. Para conocerlo, debemos tener en cuenta las especificaciones de nuestras lentes de contacto, así como el periodo de duración y uso de las mismas. 

Un mal cuidado de las lentillas hará que notemos nuestros ojos secos e irritados. 


USO DE LAS LENTILLAS  

Para empezar, conviene saber cuándo debemos o podemos usarlas. A la hora de practicar deporte, por ejemplo, las lentillas no tienen por qué suponer un problema, sólo en el caso de la natación, por razones evidentes. 
Si se padece algún tipo de infección o irritación ocular, usarlas puede agravar esa condición. Al igual que un uso demasiado prolongado de lentillas puede provocar la aparición de alergias e infecciones. 
No es recomendable llevarlas durante más de un día; de hecho, hacerlo durante una jornada completa ya sería demasiado. 


MANIPULACIÓN 

Conviene que, cada vez que manipulemos nuestras lentillas, lo hagamos con las manos lo más limpias posible. El material de las lentes suele ser bastante sensible y cualquier sedimento o partícula se queda, facilmente, en ellas. Incluso el propio jabón puede adulterar las lentillas y derivar en una infección bacteriana como la conjuntivitis. 
 Cuando las limpiemos es necesario usar líquidos destinados a hacerlo. El agua oxigenada, el alcohol o similares, no solo no desinfectan sino que, además, pueden provocar lesiones en el ojo. Aparte, conviene, una vez a la semana, colocarlas en un líquido de limpieza enzimática que eliminará los depósitos de proteínas que no son eliminados en la limpieza diaria. 


CUIDADOS

A la hora de guardarlas, el recipiente donde lo hagamos, así como el armario o cajón, deben estar siempre limpios y desifectados. Pero, eso sí, las lentes nunca deben estar secas en el estuche. Además, a pesar de que mantengamos todas estas premisas, hay que renovar nuestras lentes, al menos, una vez al año, ya que sólo el uso y el tiempo ya hacen que se acumulen depósitos de proteínas que no pueden ser eliminados. 
Si, cuando las estamos usando, tenemos sensación de ardor o sequedad en los ojos, será necesario usar las llamadas lágrimas artificiales, que no son sino soluciones humectantes para los ojos. 

Aunque, en cualquier caso, ante cualquier problema o duda lo que debemos hacer es consultar con nuestro oculista. Cualquier infección, alergia, enrojecimiento, visión borrosa, ardor o sequedad debe ser consultada con un profesional. Por supuesto, ante cualquier síntoma debemos quitarnos las lentillas, y si las molestias persisten, usar un parche o taparnos el ojo de alguna manera hasta que podamos acudir a un especialista.